Escribir un buen título de investigación: Errores que se deben evitar.

https://doi.org/10.3916/escuela-de-autores-127

En el comienzo era el nombre, todo comienza con un nombre que conforme avanza el tiempo va ganando en significado y al final; sólo quedará eso, un nombre grabado en mármol o metal, diamantes y herrumbre. Existen muchos elementos identificativos en un artículo, pero ninguno tan fundamental como el título. El autor no se debe precipitar a la hora de seleccionar el título del trabajo e incluso es muy habitual que si lo hace mal los revisores se lo corrijan.

Los objetivos del título son:

  • Describir el contenido del artículo en forma específica, clara, exacta, breve y concisa.
  • Permitir al lector identificar el contenido del trabajo fácilmente
  • Ayudar a los gestores informativos (documentalistas, bibliotecarios, etc.) a catalogar y clasificar el material con exactitud.
  • Atraer al lector.

El título, al igual que el resto de los apartados identificativos (resumen, palabras clave, DOI, etc.), debe componerse una vez que el trabajo está completo. Prevalece la capacidad de explicar el contenido sobre la concisión del mismo, y sin embargo un título debe ser breve.

El principal error de un título es que esté desconectado de la realidad del estudio que representa, que se indique que se ha hecho algo que realmente no se ha conseguido. Que el lector acabe de leer una obra y quede defraudado porque lo que se le prometió no se ha cumplido. Manuel Alejandro Bobenrieth clasificaba los errores de los títulos en tres categorías; claridad, concisión y sobre-explicación (que en cierta manera es un error de concisión).

  1. Errores de claridad: Sintaxis correcta y vocabulario al alcance de los lectores
  • Usar palabras ambiguas, vagas.
  • Usar jerga, jerigonza.
  • Usar abreviaturas y siglas
  1. Errores de concisión: Brevedad en el modo de expresar los conceptos o sea efecto de expresarlos atinada y exactamente con las menos palabras posibles.
  • Demasiado extenso (exceder de 15 palabras).
  • Demasiado breve (títulos telegráficos e inespecíficos).
  • Exceso de preposiciones y artículos.
  • Uso innecesario de subtítulos
  1. Errores de sobre-explicación: Declaración o exposición repetitiva e inútil de un concepto, el cual se da por supuesto. Ejemplos:
  • “Estudio” sobre… Investigación” acerca de…    “Informe” de…
  • “Contribución” a… “Resultados de un estudio” sobre…
  • “Análisis de los resultados” de…
Publicado en redacción | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Existe estilo de escritura de la revista seleccionada?

https://doi.org/10.3916/escuela-de-autores-056

Afrontar el reto de publicar un artículo científico implica el conocimiento de los aspectos relativos a su presentación formal, pues ser autor conlleva también el dominio de las técnicas que ayudan a su lectura y comprensión. Como afirman Griffies, Perrie & Hull (Elements of Style for Writing Scientific Journal Articles), no todos los investigadores tienen formación en el estilo de escritura adecuado para artículos científicos, incluso pese a su relevancia académica dentro de cada ámbito de estudio. Por tanto, conocer los elementos de estilo en la escritura de un artículo académico es esencial, pues por brillante que resulte el investigador, no conectar adecuadamente con la comunidad académica a través de sus publicaciones puede ir en detrimento de su impacto y visibilidad.

Pese a que cada revista tiene una normativa específica –que conviene leer atentamente antes de enviar el manuscrito (Normas, normas, normas)–, no existe un estilo de escritura de la revista seleccionada explícito, pero sí hay un estilo de escritura esperado, implícito y tácito cuando se envía un artículo científico-académico.

Se-vive-únicamente-de-la-escritura

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 1 Comentario

‘Comunicar’ disponible en la App Researcher

https://doi.org/10.3916/escuela-de-autores-013

La revista Comunicar ya está disponible en la app Researcher. Una aplicación gratuita para dispositivos móviles disponible en Google Play, App Store y AppGallery, que facilita el seguimiento de artículos de fuentes científicas internacionales, y que simplifica la búsqueda de manuscritos y nos mantiene alerta sobre nuevas publicaciones.

cabecera-comunicar-researcher

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Por qué y para qué debemos publicar

por qué publicarhttps://doi.org/10.3916/escuela-de-autores-124

En numerosas ocasiones, en asesorías de formación en investigación que estamos realizando, nos encontramos con la sorpresa de tener como alumnos a docentes universitarios que, habiendo defendido hace años su tesis doctoral, no han publicado ningún artículo sobre la investigación que la sustentó. Este tema que en otros contextos sería inusual y sorprendente está demasiado extendido en nuestro entorno, de hecho, se tuvo que regular la necesidad de publicar uno o más artículos para poder defender la tesis doctoral y alcanzar el grado de doctor (cambiando uno de los requisitos, que fuera una investigación inédita de la que no se hubiera publicado nada, que antes se planteaba).

Cuando realizamos una investigación y no publicamos nada sobre ella cometemos varios errores que atentan contra nosotros mismos, nuestra universidad y la comunidad científica en general.

De todos es conocido como la progresión académica y científica de un investigador está directamente relacionada, cada día más, con el número de artículos que publica y la calidad de estos. Si quiere usted avanzar en su carrera académica y progresar en la, cada vez más difícil, carrera universitaria deberá publicar en revistas científicas de calidad y alto impacto (sobre todo en aquellas que se encuentran indexadas en las bases de datos más importantes: WOS -con JCR y ESCI- y SCOPUS), si quiere que las agencias de evaluación de su país le acrediten en las distintas categorías universitarias.

Pero no solo usted se puede beneficiar de la publicación (o perjudicar por la no publicación) de sus artículos, una parte muy importante de los fondos que sustentan el presupuesto de la universidad a la que pertenece son concedidos, por las distintas instancias administrativas y de investigación, en base al número y calidad de los artículos que sus docentes investigadores publican en revistas científicas de impacto, por lo que si quiere usted colaborar con la entidad en la que trabaja intente publicar sus investigaciones en revistas indexadas.

Una investigación que no “ve la luz”, al no ser publicada, sustrae a la comunidad científica los aportes y avances que esta podría tener. Si usted se ha beneficiado al obtener una subvención para un proyecto de investigación posiblemente sea, entre otros aspectos, por estar sustentado en la construcción de un estado del arte fruto de una buena revisión bibliográfica. La construcción de este marco teórico ha sido posible porque los investigadores que le han precedido, en su campo temático de investigación, sí han cumplido con su deber de compartir y hacer públicos los resultados de sus investigaciones, lo justo es que usted haga lo mismo y “devuelva” parte de lo recibido de manera que sus aportes beneficien a la construcción científica en general y, de manera particular, a los futuros investigadores de su campo temático.

En paralelo a lo ya comentado también puede colaborar con sus publicaciones a un mejor posicionamiento de su universidad en los rankings internacionales que las comparan ya que la mayoría de ellos contemplan, como un indicador muy relevante, las publicaciones de los docentes de una universidad (en cantidad y calidad) en revistas científicas de impacto.

En definitiva, por todas las razones comentadas, es necesario que los docentes publiquen los resultados de sus investigaciones en revistas científicas de impacto. El hecho de publicar no trae aparejado, en nuestra opinión, ninguna desventaja y solo se traducirá en ventajas para usted, su Centro y la comunidad científica a la que pertenece.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

¿Cómo citar varios autores en formato APA?

https://doi.org/10.3916/escuela-de-autores-045

La elaboración de una base teórica sólida ha de atender fundamentalmente y de manera cuidadosa a la revisión de trabajos previos; su lectura, reflexión y, como no puede ser de otro modo, el reconocimiento de su autoría.

equipoA pesar de que hay ámbitos o áreas de estudio que son más individualistas y en los que los trabajos suelen estar realizados por un único autor, en las ciencias sociales y sobre todo en el campo de las ciencias experimentales, de la medicina, etc. la investigación es una tarea compartida. Los proyectos de impacto (I+D, excelencia, Europeos, Internacionales…) los realizan equipos de investigadores, que a la hora de publicar sus resultados comparten autoría. Además, aunque en algunos casos, según el número, se solicita justificación del trabajo de cada autor, las revistas científicas valoran que el artículo esté firmado por varios autores de distinta universidad, ya que la colaboración, la comparación de contextos, la diversidad de enfoques son un valor añadido a los estudios.

En estos casos, el orden de firma es un aspecto importante que refleja la aportación de cada autor a la investigación y, por tanto, debe respetarse cuando se realiza la cita del trabajo. Junto a esto, si seguimos el Manual de estilo APA (American Psychological Association), cuando citemos el trabajo de varios autores, tendremos en cuenta los siguientes puntos:

Citación en el texto Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

5 claves para mejorar tu redacción científica: Importancia de la puntuación

Una de las principales dificultades a la hora de redactar un artículo científico es adaptar nuestro estilo -que forma parte de nuestra identidad- a los estilos narrativos de las revistas científicas. Es muy común encontrar investigadores nóveles escribiendo artículos con párrafos interminables, compuestos por oraciones yuxtapuestas, coordinadas y subordinadas, complementos directos, indirectos y circunstanciales y, además, con puntos y coma (;) para separar ideas, pintando con estos signos -como si fuera un lienzo- sus óperas primas.

La gramática y el correcto uso de la puntuación aseguran una comunicación clara de las ideas, mejorando a su vez la estructura de los argumentos que se presentan en el artículo, ergo asegurando su legibilidad y comprensión. No debemos olvidar que un artículo tiene un fin pedagógico y persuasivo.

La simplicidad suele mejorar significativamente la calidad expositiva de las ideas

Por supuesto, cada área del conocimiento es un mundo: No es lo mismo escribir para una revista de literatura o historia (Artes y Humanidades), que para revistas de ciencias «duras», como física o matemáticas. En las primeras nos encontraremos probablemente con párrafos grandilocuentes y con adornos lingüísticos en un manuscrito que puede llegar a tener más de 12 mil palabras, mientras que en el segundo caso es más común la redacción concisa, que va directo al problema, su solución y conclusiones y en los que no abundan -por innecesarias- las oraciones complejas con muchos complementos. En definitiva: sujeto, verbo y predicado.

En el caso de las Ciencias Sociales, nuestro estilo redaccional suele ser un híbrido en extensión, estructura (la más común IMRDC) y lingüística, pues nuestras ciencias y disciplinas nos obligan a introducir el tema y justificarlo, repasar el estado de la cuestión, explicar los métodos, analizar los resultados y exponer las conclusiones y discusiones, todo esto mediante el uso de nuestra lengua, pero también pensando en la posibilidad de que el manuscrito tenga más adelante traducción al inglés, cuya redacción es todavía más concreta.

A continuación, te presentamos 5 claves para mejorar tu redacción científica:

  1. Evita los párrafos excesivamente largos. Si un párrafo tiene más de 7 líneas, probablemente se pueda separar en dos o, en su defecto, presenta demasiadas ideas.
  2. Un párrafo por idea. Ya en otro post de la Escuela de Autores habíamos explicado tres claves para garantizar suficiente densidad de conceptos entre los párrafos y, además, linealidad de ideas que debe haber entre estos.
  3. El punto y coma. Este signo de puntuación a veces se convierte en el «comodín» de turno y, la verdad, es que es uno de los que menos se deben utilizar. Según la RAE, el punto y coma solo tiene 4 usos.
  4. Evitar la redacción «Frankestein». Entendemos que muchas veces nos repartimos el trabajo de redacción, pero no hay nada más complicado que mantener una misma lógica cuando un artículo se hace a 4, 6 y hasta 8 manos. Si no podemos evitarlo, al menos deleguemos en un autor la revisión y corrección gramática y estilística del texto.
  5. Leer, leer y releer. Cuando escribimos algo, no solemos leerlo con detenimiento, quizás por exceso de confianza o por saturación. Sin embargo, el trabajo de lectura después de escribir es tan o más importante que la propia redacción del texto. Una clave para hacerlo con éxito es no revisar hasta pasadas algunas horas.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Las diez causas más frecuentes de desestimación de un manuscrito

revisando

https://doi.org/10.3916/escuela-de-autores-093

Cuando enviamos a una revista un artículo para intentar que nos lo publiquen el primer filtro que tiene que pasar, antes de ser puesto o no en evaluación por pares, es la “revisión de edición” que realizan los editores de la revista. Un alto porcentaje de los manuscritos enviados a revistas científicas de impacto no superan esta primera revisión y son desestimados por una serie de causas, la mayoría de ellas evitables, entre las que se encuentran:

1 “Normas, normas, normas”. A pesar de que la normativa para autores de las revistas de calidad específica, de manera pormenorizada, las normas que deben seguir los autores si pretenden publicar en ellas, encontramos que un alto porcentaje hace caso omiso de ellas a la hora de respetar la estructura indicada por la revista, anonimizar el manuscrito, seguir la extensión marcada, el número de palabras clave y referencias, la forma de citar, etc. Dado que queremos publicar en esa revista y nuestro manuscrito será revisado, en muchos casos de forma gratuita, por varios especialistas en la temática, debeos de seguir, al cien por cien, las normas para autores si queremos que los editores envíen nuestro manuscrito a los revisores.

2 “Plagio”. Los editores chequean los artículos que les llegan con un programa de antiplagio profesional y muchos son desestimados por el porcentaje de plagio que tienen. No presuponga usted que todas las revistas harán una lectura cuantitativa y cualitativa del porcentaje de plagio y/o autoplagio que obtendrá su manuscrito (muchas no lo hacen) y, para evitar sorpresas, es aconsejable pasarle un programa de detección de plagio antes de enviar el artículo a la revista.

3 “Mala selección de la revista”. Nuestro artículo puede ser muy bueno, pero este tiene que “encajar” en la revista en la que pretendemos publicarlo por lo que a la hora de seleccionar esta tenemos que tener en cuenta, entre otros aspectos, su línea temática, la existencia de monográficos o no, su focus, la periodicidad y el número de manuscrito por número, su porcentaje de aceptación/rechazo, etc. Si no tenemos en cuenta estos aspectos nuestro trabajo será desestimado.

4 “No realizar la Discusión”. Encontramos que un buen número de artículos que quieren ser evaluados no realizan este apartado básico en escritura científica (ya hablamos en otra entrada de esta Escuela de autores de su importancia) y, en muchas ocasiones, lo confunden con la Conclusión.

5 “Duplicar, triplicar la información”. La redacción científica se caracteriza por su precisión, claridad y brevedad. Se trata de una forma de escribir donde las ideas se presentan de forma ordenada, concisa y fluida y, sin embargo, encontramos en numerosas ocasiones que una idea descrita en texto corrido, a renglón seguido se vuelve a presentar en una tabla y, además, una tercera vez en una figura.

6 “Incorrecta búsqueda bibliográfica, mal establecimiento del -estado del arte-“

Ni que decir tiene la importancia que los editores le conceden a este apartado, si quiere usted publicar en revistas científicas de excelencia y gran impacto, delimite el estado del arte de su temática mediante una exhaustiva búsqueda en las principales bases de datos donde estas están indexadas (SCOPUS y WOS)

7 “Método mal seleccionado/realizado”. El apartado Método de nuestro manuscrito es concienzudamente revisado por las revistas de calidad (muchas de ellas tienen revisores metodológicos solo para este apartado) por lo que además de seleccionar revistas que publiquen artículos acordes con nuestra línea metodológica, preste especial atención a la elaboración del Método.

8 “Número de autores no fundamentado”. En la normativa a autores se suele especificar el número máximo de investigadores que podrán firmar un artículo, si el suyo lo sobrepasa y no quiere que sea desestimado no olvide fundamentar, en la carta de presentación, el porqué de ese número.

9 “Uso de un inglés -no profesional-. En las revistas científicas de impacto trabajan traductores profesionales que detectan la calidad de nuestras traducciones (de los metadatos o de la totalidad del artículo si así se exige) por lo que si su inglés no es excelente y no quiere que su trabajo sea desestimado, contrate usted a un traductor profesional.

10 “Carencia de documentos adjuntos”. Las revistas especifican una serie de documentos que se deben subir, además del manuscrito anonimizado. El número y clase de estos documentos varía en función de la revista (Title page, Cover letter, Highlight, declaración de interés, etc.) y las plataformas de gestión de artículos no nos dejan terminar el proceso si no se incluyen, pero por si acaso y si no quiere que se lo desestimen, aporte todos los documentos que le solicitan.

El tener en cuenta estas diez posibles causas de desestimación no le garantizará que su artículo tras la revisión sea publicado/rechazado pero sin duda ayudara a que su artículo no sea desestimado, pase el filtro de la “revisión de edición” y sea puesto en revisión por pares.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario