Trabajos doctorales publicados en Repositorios Institucionales ¿plagio en revistas?

Sin duda alguna, el depósito de tesis doctorales en repositorios “abiertos” es un tema muy conflictivo y aun no resuelto que recoge intereses encontrados entre la institución universitaria y el investigador ya postdoctoral. El mundo de la ciencia abierta tiene aun mucho de utopía. En los últimos años se han creado ránkings universitarios de repositorios que han generado una alta competitividad entre universidades por tener el mayor número y lo más rápidamente posible los artículos, libros y cualquier objeto digital de su comunidad de investigadores. También las “tesis doctorales”…

reposotorio-380x200Si bien estos trabajos académicos no son propiamente publicaciones, sin duda, se convierten en publicaciones desde el momento que están accesibles en los Repositorios, ya que son objetos digitales (tengan o no DOI, tengan o no ISBN) y están en Internet accesibles para toda la comunidad (y fácilmente encontrables mediante motores de búsqueda o el mismo Google), por lo que rompen la premisa de lo original o en todo caso de lo inédito (no accesible), principios básicos de la normativa de una revista científica y aún más en las revistas posicionadas en los primeros cuartiles de las áreas que se destinan exclusivamente a recoger lo más relevante, novedoso y original de la ciencia. Es ese su cometido, y su visibilidad e impacto está directamente ligado a este fin.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Escribir párrafos. Tres consejos útiles.

Un texto académico es la exposición argumentada de datos e ideas de manera lógica y ordenada con una intencionalidad habitualmente expositiva, persuasiva y pedagógica. Es decir, son las ideas las que estructuran el texto, y a su vez están representadas por los párrafos que desarrollan cada concepto a través de un conjunto de frases donde se explica, contextualiza, en definitiva, se profundiza en cada concepto. Un buen texto se caracteriza porque contiene buenas ideas y datos y además los presenta de manera adecuada. Por tanto, todo lo que trabajemos en la calidad compositiva de nuestros párrafos redundará beneficiosamente en la calidad del texto. En este post se dan tres consejos simples pero con una gran carga de significado para mejorar la calidad de los párrafos.

  1. Subraya en negrita los términos sustanciales. Cada párrafo representa una idea sustancial en el contexto del documento. Un truco para visualizar estas ideas es subrayar en negro los términos “con peso”. De tal forma que podemos apreciar en cada párrafo la carga de significado que contiene. Un párrafo con muchas palabras subrayadas indicaría una alta densidad de conceptos importantes, lo que quizás signifique que ese párrafo tiene dos o más ideas, por lo que debería ser subdividido en dos o más párrafos. Por el contrario, si después de señalar en negrita el texto nos encontramos con párrafos que no poseen palabras en destacadas, probablemente estemos ante un párrafo que apenas aporta algo nuevo al documento, por lo que debería ser eliminado. Lógicamente, antes de hacer público el trabajo, debemos eliminar las palabras en negrita.
  2. Comprueba la conexión entre el párrafo primero y el anterior. Los párrafos representan ideas y estas ideas deben estar relacionadas unas con otras en el desarrollo natural de la lectura del párrafo. Es por ello que se tiene que comprobar que existe una relación lógica para el lector entre la sucesión de párrafos. Si aun existiendo una relación no es del todo evidente para el lector, un truco es conectar la última frase del párrafo con el siguiente o al revés, hacer que la primera frase de un párrafo conecte con el párrafo anterior. Lo habitual es que el desarrollo de las ideas vaya desde lo más general a lo más específico.
  3. Estudia el tamaño de los párrafos. Seguimos insistiendo en que las ideas están representadas en los párrafos, un párrafo una idea. El tamaño de los párrafos es un fiel reflejo de la profundidad con la que se desarrollan las ideas en el texto. Por ello, se recomienda que para tener un texto equilibrado todas las ideas se desarrollen con la misma profundidad, por tanto, tener párrafos similares en cuanto al tamaño es fiel reflejo de un texto equilibrado. Por otra parte, cuando nos encontramos párrafos muy abultados quizás nos estemos encontrando con dos escenarios, el primero sería aquel en el que estamos desarrollando una idea de forma excesiva y el otro em de un párrafo en el que se presentan dos o más ideas diferentes, por lo que el texto debería subdividirse en dos o más párrafos.
Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

La importancia de “sacar a la luz”, en lugar de ocultarlos, los resultados anómalos o no esperados.

Cuando planteamos hipótesis o nos marcamos objetivos es normal, desde la óptica del ser humano en general y desde la del investigador en particular, que esperemos alcanzar nuestros objetivos o confirmar las hipótesis que plantemos, está claro que una hipótesis confirmada es mejor que una que no se confirma.

luzAunque en la mayoría de los diseños de investigación que planteamos ocurre que confirmamos las hipótesis y/o alcanzamos los objetivos, no tiene por qué ser siempre así, y de hecho no lo es, por lo que la tentación de “forzar” (tentación que acude tanto a los investigadores nóveles como a los no tan nóveles) los análisis u ocultar los resultados anómalos que aparecen -cuando al término del trabajo de campo realizamos el análisis de nuestros resultados- es grande. Nunca podemos caer en esta tentación por al menos tres razones, la primera y simple es porque no es ético, la segunda porque estaríamos faltando a la verdad y la tercera es porque, en numerosas ocasiones, estas hipótesis no confirmadas pueden ser más enriquecedoras para la temática en cuestión que la simple confirmación de lo planteado. Si la hipótesis se ha confirmado la conclusión está clara ya que la pregunta de investigación se ha contestado, pero si no se ha confirmado nos encontramos ante una nueva oportunidad de indagar, de plantear nuevas preguntas o de reformular algunas de las que ya nos habíamos hecho.
En el transcurso de nuestras investigaciones, en algunas ocasiones, encontramos resultados anómalos o no esperados, estos nunca deben ser ocultados (¡puede que se trate de un serendipia y nos encontremos ante un hallazgo muy valiosos al que hemos llegado, sin buscarlo, de forma accidental!) ya que directamente estamos abriendo paso a nuevas propuestas de investigación, nuevas líneas en las que poder diseñar investigaciones para intentar dar respuesta a lo que no esperábamos pero que ha aparecido en nuestros resultados. Estos resultados anómalos hay que sacarlos a la luz y les tenemos que dar la mejor explicación posible o, simplemente, decir que los hemos encontrado y que, de momento, no podemos darles ninguna explicación. También puede ocurrir que, si no mostramos estos resultados, el editor, que en muchas ocasiones es o debe ser también un buen investigador, será el que los saque a la luz.
Debemos pues aprender también de lo inesperado, lo que a priori puede ser considerado como un fracaso o una debilidad de nuestra investigación no lo es tal, podemos considerarlo una fortaleza pues permite formular nuevas hipótesis o plantear nuevos objetivos de investigación (nosotros o cualquier miembro de la comunidad académica que trabaje o investigue sobre esa temática) que, a la postre, lo que harán será enriquecer la investigación sobre el campo temático. Esta fortaleza solo se podrá dar, obviamente, si en lugar de ocultarlos o “meterlos con calzador” somos capaces de “sacar a la luz” los resultados anómalos o no esperados que encontramos en nuestras investigaciones.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Futuras investigaciones ¿Por qué la prospectiva es importante en los artículos científicos?

La ciencia avanza a pasos, no a saltos.
Thomas Macaulay.

El conocimiento es, en esencia, un constructo social evolutivo. Es decir, todo lo que conocemos hoy (desde una mesa, un ordenador, un avión o una pastilla) ha sido cimentado en progresivos avances del ingenio humano en forma de ciencias, artes u oficios.

Por supuesto, estos avances no serían más que conocimientos aislados y restringidos si no existieran formas de comunicación de los progresos. Es aquí donde nos adentramos en el tema de la prospectiva de la investigación, como forma recomendada para coadyuvar en la dirección de futuros desarrollos; más específicamente al apartado de conclusiones de un artículo científico, cuya estructura más o menos estandarizada nos exige: i) Resumir los hallazgos más significativos de la investigación (síntesis de aportes); ii) Cotejar estos hallazgos a la luz de las teorías y al estado de la cuestión presentados previamente (discusión); iii) Presentar las limitaciones del estudio y; iv) Determinar las futuras líneas de investigación (prospectiva). En este post nos concentraremos en este último apartado de las conclusiones.

¿Dónde está el futuro?

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas,
de pronto, cambiaron todas las preguntas.

Mario Benedetti.

Todo trabajo de investigación contribuye, en mayor o menor medida, a contestar algunas preguntas sobre un tema y a despejar algunas incógnitas, pero de forma simultánea genera nuevas preguntas, ideas y líneas de trabajo emergentes.

Las prospectivas de investigación se encuentran generalmente al final de todo texto científico (es el último apartado de una conclusión), aunque hay revistas que solicitan que éstas se encuentren en un apartado del resumen o como notas al final. El objetivo de este apartado no es otro que el de facilitar la concentración de esfuerzos de inversión e investigación en ámbitos en los que los investigadores han identificado posibles nuevas vías para obtener hallazgos complementarios o nuevos objetos.

Ejemplos de redacción de prospectivas

Roses, S. & Humanes-Humanes, M. (2019). Conflicts in the professional roles of journalists in Spain: Ideals and practice. [Conflictos en los roles profesionales de los periodistas en España: Ideales y práctica]. Comunicar, 58, 65-74. https://doi.org/10.3916/C58-2019-06

Entre los futuros desarrollos de esta línea de investigación cabe plantear el análisis comparativo de la brecha con otros países, la replicación del diseño con una muestra de profesionales de diferentes soportes (radio, televisión, diarios nativos digitales y redes sociales) y la observación y análisis de la brecha real entre la concepción de los roles profesionales y su materialización en los contenidos.

Garmen, P., Rodríguez, C., García-Redondo, P. & San-Pedro-Veledo, J. (2019). Multiple intelligences and video games: Assessment and intervention with TOI software. [Inteligencias múltiples y videojuegos: Evaluación e intervención con software TOI]. Comunicar, 58, 95-104. https://doi.org/10.3916/C58-2019-09

De cara a líneas futuras de trabajo, se espera aplicar la metodología para el diseño de juegos que permitan abarcar grupos de edades diferentes, también comprobar la validez y fiabilidad de TOI para la intervención con colectivos de necesidades educativas específicas, como por ejemplo altas capacidades o TDAH.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

La imagen de los resultados también importa

Cómo hacer buenas tablas y gráficos

Que vivimos en una sociedad altamente mediatizada y profundamente marcada por la imagen no es una novedad, si había alguna duda las redes sociales han emergido como colosos de la imagen, donde la hegemonía de lo visual no admite dudas. Los últimos datos del Informe anual de Hootsuit, 2018 Digital Yearbook, revelan que de los 7.593 billones de la población total, 3.196 billones son usuarios de redes sociales, y 2.950 billones son usuarios activos de redes sociales a través de smartphone.

En febrero de 2018 el New York Times sacó un especial “Welcome to the Post-Text Future” en el que varios periodistas de prestigio: Farhad Manjoo, Nellie Bowles, Mike Isaac o Claire Cain Miller, entre otros muchos analizaban el fenómeno de una sociedad online en la que el texto escrito retrocede estrepitosamente como medio de transmisión para dar paso al sonido y a la imagen como elementos de comunicación universal.

¿Por qué afecta esto a los investigadores?

Porque los resultados académicos ya no sólo se leen en papel, tampoco delante de una ordenador de mesa, las tendencias de penetración de smartphones entre la ciudadanía, el creciente uso de estos dispositivos para acceder a contenido y la creciente conectividad han cambiado, también el modo en el que se consume la ciencia. No en vano cuando hablamos de publicaciones científicas y académicas ya no se habla sólo de las métricas tradicionales sino de las métricas alternativas que se producen por la interacción en redes.

Es por esta necesidad emergente y creciente que investigadores y académicos deben cuidar el modo en el que publican sus resultados, para visibilizar su trabajo por lo que será fundamental mimar el aspecto en el que muestran sus resultados de investigación.

A continuación proponemos tres herramientas gratuitas para la creación de excelentes gráficos, imágenes, infografías e imágenes personalizadas para que los resultados de investigación estén adaptados a una sociedad 100% visual.

Acceder a EASEL.LY Acceder a VISME Acceder a CANVA

También es importante que las gráficas de la investigación resulten atractivas y su visualización sea adecuada al medio digital, por lo que proponemos estas 3 herramientas para el diseño de gráficos.

Accede a Generador de gráficos Accede a ChartGo Accede a Creately

La web 2.0 y su amplio abanico de posibilidades gratuitas pone a disposición del investigador un repertorio gratuito de opciones con las que hacer mejores tablas, gráficos e infografías que procurarán, posterior a la publicación, una difusión en redes de la investigación de gran impacto y visibilidad.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Las “frases rituales” ¿abusamos de ellas en los artículos científicos?

A pesar de que la comunicación escrita forma parte de la vida académica de todo estudiante, la redacción del artículo científico comporta una serie de requisitos que lo diferencian de otro tipo de textos y por tanto, dificultan su elaboración. Entre los principales aspectos que destacan en este tipo de redacción (de los que hablamos en otra entrada) podemos destacar: la claridad, brevedad y precisión. De ahí que, cuando se comienza en la escritura de artículos científicos, la utilización de expresiones específicas, de frases hechas, proporciona una guía o ayuda que facilita dicha labor.

laptop-868818_640

Las “frases rituales”, esas frases con una forma concreta o repetida y de uso común, pueden en determinados casos favorecer la ilación de las ideas y evitar los bloqueos que surgen a la hora de ponerse a escribir. E incluso, simplificar o agilizar la comprensión del texto. No obstante, el problema, como en todo, surge cuando se abusa de estas expresiones, algo que suele ocurrir con bastante frecuencia en los artículos de investigación, a causa de la búsqueda de una redacción más cercana a la científica, así como en la escritura en otro idioma, dada la especificidad de esta literatura. Por el contrario, lo que se consigue con este abuso es una falta de precisión ya que tomamos frases “precocinadas”, que valen para cualquier artículo y no para la expresión de la información concreta y particular que queremos comunicar. Además, de restar originalidad y parecer repetitivo.

Por tanto, a la cuestión de si habría que demonizar y contribuir a la erradicación de estas frases rituales, la respuesta sería que no, dado que en ocasiones, cuando se está comenzando en la escritura de estos artículos o en las traducciones, pueden resultar de ayuda. Pero es necesario reducir su uso para conseguir la precisión y claridad que requiere este tipo de textos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Qué es y qué no es un artículo científico?

Sin desmerecer el resto de tipos y formatos de artículos -todos valiosos cada uno en su género y para el tipo de lectores al que están destinados- hay que tener en cuenta que revista-digital-grammysfoxpara que un artículo se pueda considerar como científico tiene que tener una serie de características y responder a un motivo. Aunque estos no siempre tienen que ser experimentales, pues se puede tratar de informar sobre nuevos conocimientos, sí se tiene que tratar de un informe de investigación o comunicación científica.

El artículo científico tiene una serie de características, entre ellas, el hecho de que tiene que ser original (comunica por vez primera el resultado de una investigación), es decir, aportar algo nuevo al campo de estudio en el que se inserte la temática tratado en este. Los resultados que se presenten han de ser validos y fidedignos, debe estar escrito con un lenguaje claro y preciso y, sobretodo,  utilizar una metodología con instrumentos y procedimientos que se haya demostrado que son científicamente válidos, independientemente de que en la investigación llevada a cabo se siga una metodología cuantitativa, cualitativa o mixta.

El artículo científico tiene que pasar por un proceso de revisión, por lo que la revista en la que se publique tiene que ser una revista científica arbitrada que utilice un sistema de revisión externa por expertos (peer-review), previa a la aceptación y publicación del manuscrito, lo que ayuda a garantizar la pertinencia del artículo y el valor de su aportación.

También tenemos que tener presente que el artículo científico tiene como finalidad principal el compartir los resultados obtenidos, a través de la investigación realizada, con la comunidad científica de manera que estos puedan ser conocidos y contrastados. Para ello se debe exponer claramente, en el cuerpo del manuscrito, toda la información necesaria que permita poder reproducir los resultados que se han encontrado.

El artículo científico reporta los resultados de una investigación, debe seguir por tanto una estructura normalizada de manuscrito científico (estándar de escritura científica), tal y como recoge el formato IMRyD  (Introducción, Método, Resultados y Discusión) para la organización del artículo científico entre los investigadores. Este estándar de escritura científica se tiene que seguir en todos sus aspectos, tanto en lo que respecta a la estructura como al contenido y referencias del manuscrito, ya que lo que se hace es exponer un informe de investigación que tiene unas normas de escritura que están muy explicitadas dentro del mundo académico.

En definitiva, hay muchos tipos y formatos de artículos: artículos teóricos, de opinión, de revisión, estudios, reseñas, informes de intervención, replicas a artículos ya publicados, entrevistas, informes de investigación, etc. Pero para que un artículo sea considerado como científico tiene que cumplir las características que previamente se han expuesto y tratarse de un informe de investigación o comunicación científica.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario