Las referencias como criterio de calidad de un artículo

El sello de un buen investigador es la atención que presta al detalle en todos los elementos de su investigación. Esta consideración por igual a todos los apartados de un manuscrito cultiva buenos hábitos que redundarán en unos resultados óptimos. La preparación de una bibliografía adecuada, extensa y actualizada centra la atención en todo el procedimiento de investigación, es más, ayuda al pensamiento científico y al análisis y contribuye a mejorar los resultados de investigación.

Según la American Psychological Association en su 7ª Edición de Normas APA (2020):

Las referencias suponen la garantía para alcanzar la excelencia académica y el único garante para asegurar el impacto del trabajo publicado.

Las referencias son las alusiones a las obras de uno o varios autores sobre temas relacionados con la investigación presentada que se recogen de modo ordenado al final del manuscrito y cuyo formato de presentación puede variar según la normativa a la que se acoja la publicación. No obstante, podemos encontrar diferentes estilos para las referencias en función de la disciplina: Ciencias: ACS (química), AIP (física), AMS (matemáticas), Harvard (biología y ambientales); Derecho: APAUNE-IsSO 690; Economía: Harvard; Educación: APA; Humanidades: Chicago (historia, arte, música), MLA (filologías); Medicina: Vancouver; Politécnica: IEEE; Psicología: APA

Calidad. En este sentido las referencias utilizadas en un artículo darán cuenta de la calidad del manuscrito. Detallar fuentes primarias y publicadas en revistas de impacto (WOS y SCOPUS), indicativas del grado de conocimiento del autor en la temática estudiada, evitarán sensación de desconocimiento. Por tanto, las referencias incluidas en un artículo científico son su carta de presentación, la ciencia en la que se refrenda para procurar avance científico.

Legitimidad académica. Un editor o lector puede interpretar la falta de referencias como un signo de pereza intelectual, pensamiento endogámico o carencia de conocimiento. Cuando se incluyen referencias y se citan las fuentes correctamente, no queda ninguna duda a este respecto. Una excelente bibliografía muestra un conocimiento científico maduro, prolijo y esperado en un manuscrito científico y de un autor legitimado en un área.

Actualidad. Este indicador se relaciona con el interés que despierta el tema tratado en los últimos años (normalmente se valoran las referencias de los últimos cinco años). La variedad, en este sentido es altamente recomendable, además, debe evitarse a toda costa la preponderancia de las referencias de un autor o autores que sugieren la autopromoción, el autoplagio o la citación selectiva de trabajos cuyas conclusiones estén de acuerdo con las del autor.

Exigencia. La objetividad académica del resultado depende, sin duda, del grado de exigencia y del rigor. Dos rasgos fundamentales impulsan este aspecto: la consistencia de las referencias que se demuestra si son fuentes primarias, y, la pertinencia, es decir, la idoneidad de cada referencia con el tema tratado. La exigencia con la que se construya la bibliografía revelará un autor ampliamente leído y, por tanto, legitimado en al campo de estudio.

Impacto. Las referencias dan al autor el eco y, por tanto, conocimiento de su publicación a todos aquellos autores que ha citado, lo que redunda en su alcance como investigador que también aporta al ámbito de estudio. Las herramientas de métricas alternativas así como redes académicas son, sin duda, las mejores aliadas para extender el impacto que la publicación de un nuevo manuscrito proporciona al autor (Google Académico, ResearchGate, AcademiaEdu).

@aperezescoda

Acerca de Ana Pérez-Escoda

PhD in Education. ICT, media literacy and digital skills. Teacher and researcher in University of Nebrija (Madrid). Assistant Editor in Journal Comunicar.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Las referencias como criterio de calidad de un artículo

  1. Pingback: Las referencias como criterio de calidad de un artículo | editorialdelnorte

  2. Yvonne Vela dijo:

    Me interesa como mejorar un manuscrito de calidad.Gracias

    Le gusta a 1 persona

    • Ana Pérez-Escoda dijo:

      Estimada Ivonne, gracias por tu interés. Te recomendamos entonces que leas las múltiples entradas que encuentras en este blog relacionadas con la calidad del manuscrito.

      Me gusta

  3. Fernando Fernández-Llimos dijo:

    Promover el uso de referencias seleccionando las de revistas de “alto impacto” es fomentar el llamado Matthew effect (efecto San Mateo) que postula que el rico se vuelve cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre. Como editor con más de 20 años de experiencia puedo decir que un mal artículo con referencias excelentes no deja de ser un mal artículo pretencioso. Las referencias son solamente indicador de la profundidad de la busca bibliográfica realizada, y deben elegirla las que mejor fundamentan la introducción, el método y la discusión del artículo. Para un editor con experiencia, las referencias indican el grado de dedicación de los autores a la búsqueda, independiente del factor de impacto de la revista citada.
    Recuerden que el factor de impacto no mide la calidad del artículo citado, sino las citas que recibieron todos los artículos de esa revista de los dos años anteriores. Lean por favor la Declaración de San Francisco (DORA) y su recomendación general

    Le gusta a 1 persona

    • Ana Pérez-Escoda dijo:

      Estimado Fernando, gracias por sus comentarios que, sin duda enriquecen esta entrada por su amplia experiencia y conocimiento en el área. Compartimos su razonamiento impecable sobre el efecto Matthew (por eso las citas de impacto son sólo un indicador entre los 5 aportados) y, por supuesto, “un mal artículo con referencias excelentes no deja de ser un mal artículo”. Respecto a la evaluación de la investigación (siendo muy interesante la Declaración de San Francisco, 2012) es importante señalar que cada investigador debe estar atento a los criterios establecidos en las agencias de su país que dictan, puntualmente, cómo se evalúa la calidad de la investigación. En España, actualmente, las revistas indexadas en WOS y SCOPUS marcan en sus primeros cuartiles esta calidad, motivo por el cual se ha incluido en esta entrada como uno de los indicadores de valor para las referencias. Gracias de nuevo por su aportación.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s