Cómo identificar una pregunta de investigación significativa

Al comenzar un nuevo proyecto de investigación, es importante desarrollar una pregunta de investigación sólida. Este es un paso crucial en el proceso, ya que guiará toda la actividad de investigación, lo que implica tomar el tiempo necesario y asegurar el enfoque adecuado.

Una pregunta de investigación escrita correctamente tiene varias características que debemos tener en cuenta para saber que hemos acertado:

  • Debe estar claramente definida, evitando el uso de lenguaje técnico.
  • Debe estar adecuadamente enfocada para dirigir la investigación hacia una conclusión lógica. Debe resumir un tema o problema pendiente que desee investigar a través de la investigación, mediante una revisión de la literatura o un estudio experimental o un ejercicio teórico.
  • Debe abordarse de modo plausible y realista dentro de un cronograma teniendo en cuenta los recursos disponibles (por ejemplo, dinero, equipo, asistentes, etc.).

Pasos principales para escribir una pregunta de investigación

A menudo, cada investigador tiene un tema amplio que le interesa, un área de interés disciplinar por el que se siente motivado. Sin embargo, esto solo no basta, es fundamental focalizar con mayor rigor. Los siguientes pasos pueden ayudar a organizar las prioridades necesarias para encontrar la pregunta de investigación significativa que buscamos:

  • Paso 1: Limitar la idea general a un tema que pueda investigarse, acotando dentro del área. Es más fácil hacer esto siguiendo la propia curiosidad sobre algún problema de investigación en particular.
  • Paso 2: Obtener contexto de este tema general. Es fundamental realizar lecturas preliminares, que enriquezcan el conocimiento previo del tema. En este proceso es vital preguntarse cuestiones como: ¿qué se ha hecho anteriormente, y más recientemente?, ¿cómo se realizaron estos estudios? ¿qué hipótesis se probaron? Después de estas reflexiones surgirán, sin duda, nuevas preguntas. También pueden encontrarse evidencias contradictorias o inconsistencias en la literatura, lo que de un modo u otro llevará al investigador a encontrar sus preguntas.
  • Paso 3: Refinar el tema, como si se usara una lente de mira aún más potente. En este paso del proceso entran en acción otros actores, colegas de equipo o de reconocido prestigio a los que consultar y con los que comentar impresiones. Este intercambio de ideas siempre es enriquecedor y ayuda a adquirir una perspectiva diferente.
  • Paso 4: Recapitular, en el paso final, se debe analizar la lista de preguntas de investigación, ser crítico con el proceso realizado. Es esencial preguntarse: ¿puedo realmente encontrar y/o recopilar los datos necesarios para abordar esta pregunta o problema? ¿será factible el método? ¿Es mi pregunta demasiado amplia o estrecha, o demasiado subjetiva u objetiva?

En definitiva, una regla práctica útil para saber si una pregunta de investigación está bien formulada es seguir el método “FINER”: Factible, Interesante, Novedosa, Ética y Relevante (O´Brien & Broughton, 2017).

Acerca de Ana Pérez-Escoda

PhD in Education. ICT, media literacy and digital skills. Teacher and researcher in University of Nebrija (Madrid). Assistant Editor in Journal Comunicar.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s