¿Revistas Online, impresas… globales?

Un debate que se ha ido diluyendo en estos últimos años es la controversia en torno al canal privilegiado o exclusivo de la difusión de la investigación científica. Hasta no hace más de dos décadas, las revistas online o virtuales estaban desprestigiadas y muchas agencias de evaluación científica nacionales no valoraban los aportes en estos canales, o bien los consideraban de segundo nivel, desde un razonamiento hoy inexplicable de que esos medios de difusión eran de inferior rango frente a la edición impresa que se había mantenido inalterable desde el nacimiento mismo de la concepción de las revistas científicas e incluso más, en el propio ADN de la publicación y del libro, en la imprenta de Gutenberg.

revista-digital-grammysfox.pngHoy hemos pasado casi al otro extremo. No es fácil encontrar bibliotecarios que afirman que sus centros no reciben revistas impresas si estas tienen ediciones electrónicas, como si ambas no fueran compatibles e incluso más, complementarias y necesarias. Muchos expertos en biblioteconomía apuestan por el doble canal para las revistas prestigiosas y con historia. Es absurdo pensar que una plataforma OJS con todas sus virtualidades (que son inmensas en la versión 3.0) pueda sustituir sin más el fondo editorial impreso de una revista con abolengo y muchas páginas e historias “impresas”.

Es evidente que no se trata de defender arqueología pasada, sino situar el valor de los diferentes canales para la difusión científica. Las revistas online han ido adquiriendo una potencialidad inmensa por todas las ventajas de Internet y por los aplicativos que se han desarrollado para su gestión tanto en los procesos de revisión como de edición y difusión. Ello no es incompatible con mantener ediciones impresas con un largo historial de edición que amplían su cobertura y son fondos bibliotecarios algunos con inmenso valor.

08-magazineEl futuro de la edición escrita no está aun escrito. Algunos agoreros de la biblioteconomía auguran ya el final de las revistas, al menos ya vivimos un desdibujamiento del papel de las cabeceras. Hoy ya no se consultan “revistas” sino artículos sueltos en la “nube” a través de sus palabras clave. ¿Estas macro-bases no han borrado ya el sentido unitario de la publicación? También las redes sociales científicas difunden los trabajos de manera aislada, desdibujando sus cabeceras iniciales y adquiriendo éstas solo valor en función del prestigio de su citación.

Es evidente que el mundo científico está transformándose a pasos agigantados, como casi todo el orbe. En este sentido también la divulgación científica está revolucionando todos los estándares y el concepto mismo de la revista científica que cada vez se parece menos al clásico libro impreso. Es este un debate abierto y apasionante… entre tanto defendamos nuestro futuro con nuestro pasado y nuestro presente. Revistas impresas, revistas online, revistas globales…

Acerca de Ignacio-Aguaded

Full Professor of Education and Communication at the Universidad de Huelva. Is president of Grupo Comunicar, a long-standing Media Literacy collective in Spain. He is editor in chief of Comunicar, the IberoAmerican scientific journal of education and communication. He is also head of the Agora investigation team that forms part of the Andalusia Investigation Plan (HUM-648).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s