Escuela de Autores es un portal de Comunicar, Revista Científica en Educación y Comunicación, indexada en las principales bases de datos internacionales, que complementa sus otros blogs activos en español, portugués e inglés. Diseñado y redactado principalmente por el Consejo de Editores de Comunicar, esta Escuela de Autores pretende ofrecer recursos para la publicación de manuscritos en revistas científicas de una forma planificada y estratégica, así como servir de espacio de reflexión sobre la gestión de la información científica para contribuir en publicaciones de primer nivel.
Publicado en Sin categoría

La presentación de datos estadísticos en estilo APA 7

 

apa7

El estilo APA, como se describe en el Manual de Publicación (ver 7ma), ofrece guías para escribir artículos académicos. Entre estas guías se incluye elementos esenciales para la escritura, como la puntuación, uso de mayúsculas, itálicas, abreviaturas, símbolos, números, listas, así como elementos de matemática y estadística. Estas guías se complementan con ejemplos de buenas prácticas de escritura en términos generales.

En particular, en el caso de la información estadística, el estilo APA brinda los estándares de contenido y forma acordados por la comunidad científica de este campo (la psicología) y los requerimientos para una comunicación clara. Es válido aclarar, que en el manual solo se especifican los estándares de presentación, no se ofrecen sugerencias para la elección de pruebas estadísticas, análisis o interpretación de los datos. Esta sección es amplia y en ocasiones es una de las más complejas de aplicar y seguir en la escritura científica, sobre todo por investigadores noveles. En aras de sintetizar esta información, comentaré los principales elementos para ayudar a su aplicación.

La información estadística se puede presentar en texto, en tablas y/o figuras, siguiendo las siguientes recomendaciones: si se presentan tres o menos números, se debe usar una oración; en caso de presentar más de 4 hasta 20 números, intentar usar una tabla; y más de 20 números es preferible usar gráficos.

No agregue referencias a estadísticos de uso común, como “d de Cohen”, solo brinde referencias cuando sean estadísticos poco comunes, se usen de una manera controversial o poco convencional, o cuando la estadística sea el tema principal del artículo.

De manera similar, no agregue formulas estadísticas que son de uso común, solo bríndelas cuando la estadística o expresión matemática sea nueva, rara o esencial para la investigación presentada.

Al reportar los resultados del análisis de estadística inferencial (ej. pruebas t y F, Chi-cuadrada, tamaño del efecto e intervalos de confianza), se debe incluir suficiente información como para comprender el análisis llevado a cabo, incluso que se pueda calcular el tamaño del efecto a partir de los datos brindados en el artículo. En caso de datos multinivel, se deben presentar las estadísticas para cada nivel. A continuación, un ejemplo tomado de Comunicar 62:

ej1

Además, en el manual se especifica que, si se presenta estadística descriptiva en una tabla o figura, no se deben repetir en el texto, aunque se debe hacer referencia a la tabla donde está la estadística. En algunos casos se puede enfatizar en datos particulares que puedan ayudar a interpretar los resultados, sobre todo aspectos relevantes dentro de estos.

Cuando se reportan intervalos de confianza se debe usar el formato: “95% IC [Límite inferior, Límite superior]”. Cada reporte de intervalo de confianza debe plantear el nivel de confianza. Aunque, cuando estos se repetan en el mismo párrafo y el nivel de confianza no cambia y es claro, no repita “95% IC”. Por ejemplo:

95% CIs [5.62, 8.31], [–2.43, 4.31], and [–4.29, –3.11], respectively

En este propio apartado del manual, aparece la sección 6.44 dedicada a los símbolos y abreviaturas estadísticas (Statistical Symbols and Abbreviations), donde se pueden encontrar una lista bastante exhaustiva de todas las abreviaturas y símbolos más usados en el tratamiento y reporte de datos estadísticos, con una profundización en los más utilizados en investigaciones del área de la psicología, pero al ser tan extensa es muy difícil no encontrar las abreviaturas y símbolos más usados de manera general.

De esta manera, he recorrido las recomendaciones más importantes que se describen en el manual, aunque recomiendo su lectura y profundización para mayor claridad y precisión, pues aspectos como el espaciado, la alineación y la puntuación también son abordados los cuales trataremos en una futura entrada.

Escuchar entrada: mp3

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Ocho razones por las cuales los artículos son aceptados (o no aceptados)

Nunca hay una sola razón para que un artículo sea aceptado (o no aceptado) para su publicación en una revista científica, la realidad es que para que se dé esta circunstancia se tienen que concatenar varias razones entre las que las que se encuentran estas ocho.

mas llavesUna de las razones para la publicación es que el manuscrito trate alguna temática emergente, una veta del saber que no tiene por qué ser nueva, pero si novedosa, por lo que el tema central del manuscrito tiene que ser valioso y relevante, es decir, tener interés para la comunidad científica internacional. Una recomendación sería atender la respuesta a un Call de la revista, siguiendo la temática que esta propone.

En paralelo a esta primera razón tenemos que tener presente que el artículo que se presente tiene que ser original, es decir, novedoso de manera que a los editores les parezca interesante y que aporta algo nuevo al campo de estudio que justifique su publicación en la revista. La relevancia de la temática es uno de los aspectos que consideran los equipos editoriales (y los revisores) de las revistas.

Una tercera razón abundaría en la importancia de los metadatos (título, resumen y palabras clave). Estos tienen que estar correctamente seleccionados y redactados, ajustados al número de caracteres (título), extensión en número de palabras (resumen y palabras clave) indicados por la revista (que suelen seguir las características propias de la especialidad en la que se mueven) y, sobre todo, que en el resumen aparezcan de manera clara el motivo y objetivo de la investigación, la metodología que se ha empleado en esta, los resultados más destacados que se han obtenido, así como las principales conclusiones.

La cuarta razón se centraría en la necesidad de que el manuscrito esté correctamente estructurado y redactado, de manera que contenga todos los elementos necesarios para que sea considerado escritura científica y estos estén desarrollados correctamente sin repeticiones de ideas ni carencias de elementos. El artículo ha de estar correctamente redactado, es preciso insistir en que la redacción científica tiene que ser: precisa, clara y breve, y que las ideas tienen que ser presentadas de una manera ordenada, concisa y fluida, de modo que se huya del lenguaje “alambicado” y dificultoso (ni que decir tiene que no debe tener errores gramaticales) y se demuestre la suficiente capacidad argumental. Aquí no podemos olvidar la necesidad de que tablas y figuras estén correctamente realizadas, así como su numeración y leyenda y que se ajusten, si así se indica, al número máximo permitido por la revista.

La quinta razón se centra en destacar la importancia de que las referencias sean pertinentes, estas tienen que proceder de una profunda revisión en las bases de datos adecuadas (SCOPUS, WOS), deben de estar todas las importantes de la temática tratada en el artículo, de manera que no se omita ninguna relevante ni se incorpore ninguna que no lo sea, y estar actualizadas de manera que se situé el manuscrito que se presenta en el “estado del arte” del conocimiento del tema del artículo, en paralelo se tiene que dar variedad y riqueza de citaciones.

Como sexta razón destacaríamos la importancia del rigor metodológico y la adecuación de los instrumentos de investigación. Independientemente de que existan revistas que “bloquean”, en nuestra opinión de manera errónea, artículos cualitativos (o cuantitativos) la metodología debe estar perfectamente fundamentada y expuesta de manera clara en todos sus apartados.

Es importante también que se tenga presente la importancia que se concede a la elaboración de los resultados, discusión y conclusiones. Los Resultados obtenidos en la investigación (¿qué se encontró?), tienen que estar correctamente expuestos, así como los avances que se han producido. De igual manera la Discusión (¿qué significado tiene lo que encontré?) y las Conclusiones (recapitular sobre los hallazgos que se consideren más importantes del trabajo para el futuro de la investigación sobre la temática tratada), nuestra recomendación iría en la línea de huir de la tan a menuda confusión de la discusión de los resultados con las conclusiones.

La octava y última razón abundaría en una serie de “criterios plus” como son: el hecho de que se trate de artículos de investigación, que estás investigaciones sean internacionales, que en los artículos se presenten los resultados de proyectos de investigación que hayan sido subvencionadas por concurrir a convocatorias competitivas, la huida de la endogamia intentando publicar en coautoría con investigadores no solo de nuestra universidad sino de otras universidades de nuestro país o de fuera de este.

Por último y aunque no sea una de las ocho razones que hemos expuesto, tenga presente que, si quiere publicar, no olvide una razón que ya hemos indicado en otras entradas: cumplir, de manera exhaustiva, las normas para autores que indique la revista en la que pretendemos publicar nuestro artículo.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Las referencias como criterio de calidad de un artículo

El sello de un buen investigador es la atención que presta al detalle en todos los elementos de su investigación. Esta consideración por igual a todos los apartados de un manuscrito cultiva buenos hábitos que redundarán en unos resultados óptimos. La preparación de una bibliografía adecuada, extensa y actualizada centra la atención en todo el procedimiento de investigación, es más, ayuda al pensamiento científico y al análisis y contribuye a mejorar los resultados de investigación.

Según la American Psychological Association en su 7ª Edición de Normas APA (2020):

Las referencias suponen la garantía para alcanzar la excelencia académica y el único garante para asegurar el impacto del trabajo publicado.

Las referencias son las alusiones a las obras de uno o varios autores sobre temas relacionados con la investigación presentada que se recogen de modo ordenado al final del manuscrito y cuyo formato de presentación puede variar según la normativa a la que se acoja la publicación. No obstante, podemos encontrar diferentes estilos para las referencias en función de la disciplina: Ciencias: ACS (química), AIP (física), AMS (matemáticas), Harvard (biología y ambientales); Derecho: APAUNE-IsSO 690; Economía: Harvard; Educación: APA; Humanidades: Chicago (historia, arte, música), MLA (filologías); Medicina: Vancouver; Politécnica: IEEE; Psicología: APA

Calidad. En este sentido las referencias utilizadas en un artículo darán cuenta de la calidad del manuscrito. Detallar fuentes primarias y publicadas en revistas de impacto (WOS y SCOPUS), indicativas del grado de conocimiento del autor en la temática estudiada, evitarán sensación de desconocimiento. Por tanto, las referencias incluidas en un artículo científico son su carta de presentación, la ciencia en la que se refrenda para procurar avance científico.

Legitimidad académica. Un editor o lector puede interpretar la falta de referencias como un signo de pereza intelectual, pensamiento endogámico o carencia de conocimiento. Cuando se incluyen referencias y se citan las fuentes correctamente, no queda ninguna duda a este respecto. Una excelente bibliografía muestra un conocimiento científico maduro, prolijo y esperado en un manuscrito científico y de un autor legitimado en un área.

Actualidad. Este indicador se relaciona con el interés que despierta el tema tratado en los últimos años (normalmente se valoran las referencias de los últimos cinco años). La variedad, en este sentido es altamente recomendable, además, debe evitarse a toda costa la preponderancia de las referencias de un autor o autores que sugieren la autopromoción, el autoplagio o la citación selectiva de trabajos cuyas conclusiones estén de acuerdo con las del autor.

Exigencia. La objetividad académica del resultado depende, sin duda, del grado de exigencia y del rigor. Dos rasgos fundamentales impulsan este aspecto: la consistencia de las referencias que se demuestra si son fuentes primarias, y, la pertinencia, es decir, la idoneidad de cada referencia con el tema tratado. La exigencia con la que se construya la bibliografía revelará un autor ampliamente leído y, por tanto, legitimado en al campo de estudio.

Impacto. Las referencias dan al autor el eco y, por tanto, conocimiento de su publicación a todos aquellos autores que ha citado, lo que redunda en su alcance como investigador que también aporta al ámbito de estudio. Las herramientas de métricas alternativas así como redes académicas son, sin duda, las mejores aliadas para extender el impacto que la publicación de un nuevo manuscrito proporciona al autor (Google Académico, ResearchGate, AcademiaEdu).

@aperezescoda

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

La autoría: ¿Cuántos firman, quiénes y en qué orden?

La autoría: ¿Cuántos firman, quiénes y en qué orden?

Abordar la autoría es un asunto complejo sobre el cual se podría escribir una tesis, pues los usos y prácticas han ido cambiando a lo largo de la historia y en la actualidad divergen entre los diferentes campos científico. Es por ello por lo que la presente entrada sólo pretende acometer una introducción general enfocada para el ámbito de las Ciencias Sociales. En esta entrada nos vamos a centrar en responder a tres preguntas, cuántos firman, quiénes deben firmar y en qué orden. No vamos a recordar las ventajas de trabajar en equipo.

¿Es importante el número? Por supuesto, los números son reflejos palpables de la realidad y pueden ser interpretados. ¿Debe haber un número cerrado de autores para cada trabajo? No, como dirían los socialistas utópicos “A cada cual según sus necesidades” (las necesidades del artículo, se entiende), es decir, la complejidad del trabajo es el principal elemento que justifica el número de personas que lo han realizado y por tanto firmado. Sin embargo, se han establecido unos topes de cara a las evaluaciones científicas. Por ejemplo, en áreas donde los trabajos provienen en buena parte de la reflexión del autor (Filosofía, Derecho, etc.), lo habitual es que los trabajos se ejecuten en solitario, tanto la investigación como la escritura de este. En otras áreas donde se trabajan con grandes equipos o inclusos es muy común investigaciones interdisciplinares e internacionales el número de los firmantes puede ascender a cientos por trabajo, esto es algo común en áreas como la Física Aplicada, Astrofísica, etc. En Ciencias Sociales está mal visto que la coautoría supere los cuatro autores.

Entonces ¿cuál es el número adecuado? Pues como decíamos al principio depende de la complejidad, ¿qué puede justificar la dificultad de un trabajo? Básicamente tres cuestiones; 1. el tamaño y las características del objeto de estudio, 2. la multiplicidad de disciplinas teóricas y metodológicas desde la que es abordada la investigación y por supuesto 3. la extensión final del trabajo. Hay un artículo muy interesante de Nicolás Robinson y Carlos Benito Amat en el analizan el sentido de las limitaciones en el número de autores impuestas por los organismos de evaluación y lo hacen con datos, mostrando cómo los artículos de mayor repercusión científica suelen tener un número de autores por encima de lo permitido (Robinson-García y Amat, 2018). Por cierto, si aun así queréis saber que es lo normal en cada campo, hay un producto muy interesante de la división Google Scholar del grupo EC3 en el que se puede consultar los descriptivos básicos por áreas, revistas y años. Co-Author Index http://www.coauthorindex.info/layout.php?id=inicio

¿Quiénes deben firmar un trabajo?

Un trabajo lo debe firmar toda aquella persona que haya hecho una contribución sustancial al mismo, ya sea en el proceso de búsqueda de datos, análisis o redacción de resultados. Por supuesto todo autor firmante de un trabajo científico debe dar su aprobación al trabajo definitivo y a su posición en el conjunto de coautores. Hay figuras que habiendo colaborado no tienen por qué firmar, pues se les ha pagado por esa colaboración (traductores, técnicos de laboratorio, etc.). También, cuando un tercero hace una aportación puntual y concreta (una revisión de un apartado concretar, una aclaración teórica o metodológica) es común reseñar esta ayuda en el apartado “Agradecimientos”, un ejemplo puede ser agradecer a los revisores del trabajo si han hecho una mejora al mismo.

Mucho cuidado con la imposición de autores fantasmas por parte de alguno de los coautores (especialmente de los que detentan poder académico). Esto es una fuente de problemas a corto, medio y largo plazo que no hace más que llenar la universidad de inútiles que se dicen expertos en trabajos que han hecho otros.

¿En qué orden firmar? (De cada cual según sus capacidades).

El significado del orden de la firma varía según las áreas. Por ejemplo, en el área de Matemáticas el orden de las firmas se limita a un criterio alfabético, por tanto, la atribución del valor del trabajo se reparte equitativamente entre cada autor, ya se cuidan los matemáticos mucho de no colaborar con otros investigadores a no ser que sea imprescindible. Ciencias Sociales ha hecho suyos los usos de Biomedicina donde el orden de los autores implica diferentes roles y cargas de trabajo en el desarrollo del artículo. Por tanto, en este sistema las posiciones reflejan el rol de cada uno de los autores y el orden la implicación en el trabajo:

  • Primer autor: Es el autor principal del documento, normalmente el que ha tenido la idea y la ha desarrollado en todas las fases del documento, aquel que ha coordinado el trabajo del resto de autores y suele ser también el que ha hecho la redacción completa del documento, adaptando las aportaciones del resto.
  • Autor de correspondencia. Es aquel autor responsable del envío del manuscrito y la comunicación con la revista o el medio de comunicación elegida durante el proceso de revisión, suele coincidir con el primer autor.
  • Último autor. En ocasiones, el último autor es el científico más consolidado del grupo, director de proyecto, director de la tesis del primer autor, etc. Su labor es la de revisor final antes del envío del manuscrito, normalmente el trabajo que se propone es el de un proyecto liderado por él.
  • Otros autores. Según la implicación que han tenido en el trabajo van apareciendo, primero los que más han trabajado o han realizado funciones sustanciales. Sería una simplicidad cuantificar el trabajo según el número de horas dedicadas (como hacen los socialistas utópicos) sin tener en cuenta aspectos como la complejidad o la creatividad.
  • Colaboradores puntuales. Se puede incluir en el apartado “Agradecimientos” a aquellas personas que han colaborado en aspectos aislados y puntuales de la investigación sin haberse implicado en el conjunto de la investigación o la redacción del manuscrito, especialmente si su colaboración fue remunerada.

Importantísimo, el orden de los autores se establece en el momento en que se planifica el trabajo y su carga y por supuesto responde a ello. Si la carga de trabajo variase sería honesto que el orden se alterase para favorecer a aquellos que a mitad del trabajo han asumido una labor mayor.

Robinson-García, N., & Amat, C. B. (2018). ¿Tiene sentido limitar la coautoría científica? No existe inflación de autores en Ciencias Sociales y Educación en España. Revista española de documentación científica, 41(2), 201.

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Importancia de la sección “Materiales y métodos” en los artículos científicos

Materiales y métodos es quizás el epígrafe más importante para evaluar la calidad general de cualquier producto de difusión de investigación, pues es el que explica a los lectores qué procedimientos, enfoques, diseños y tratamiento hemos realizado en la investigación, lo que permitirá replicar los estudios, comprender la linealidad entre el planteamiento de los objetivos y los resultados obtenidos, determinar su idoneidad y pertinencia, así como evidenciar cualquier sesgo en la forma en la que se diseñó y llevó a cabo el estudio.

Evidentemente, la manera en la que usualmente se redacta esta sección cambia dependiendo, por una parte, de la disciplina científica, pero por otra -y en gran medida- de la editorial y normas de la publicación (ver normas de Revista Comunicar). Incluso hay diferentes maneras de redactar este epígrafe si se trata de una investigación de carácter empírica o de un estudio de naturaleza más analítica (estados del arte, teoría fundamentada, etc). Sin embargo, siempre debe declararse clara y ordenadamente en el texto la forma en la que se desarrolló la investigación, pues es lo que permitirá comprender de primera mano el diseño, alcance, técnicas de recolección de datos, muestra y estrategias de muestreo, intervalos del estudio, entre otros aspectos que contribuyen a darle valor objetivo y fiabilidad a los resultados obtenidos.

En esta línea, el escogimiento de los materiales y métodos dependerá en primer lugar de los objetivos de la investigación y las hipótesis (si las hubiere), pues serán estos los que determinarán inicialmente:

  • El tipo de investigación: Documental, de campo, semi-experimental o experimental.
  • El diseño de la investigación: Cuantitativa, cualitativa o mixta.
  • El alcance de la investigación: Exploratoria, descriptiva, correlacional, explicativa o predictiva.

Asimismo, la sección de materiales y métodos explica las técnicas que se han realizado, siempre justificándolas en función de los objetivos y citando estudios previos que hayan determinado su validez científica. En este sentido, lo más usual en Ciencias Sociales es que las técnicas se organicen en función de los objetivos, aunque algunas disciplinas suelen declararlas en orden de importancia.

Una de las formas más comunes de exponer las sub-secciones de este epígrafe es la siguiente:

  • Aspectos generales de la investigación: tipo, diseño y alcance. También se suelen identificar las fechas o intervalos de la realización del estudio.
  • Muestra: sujetos participantes en el estudio o elementos que componen la muestra (documentos, espacios, etc) y criterios de inclusión/exclusión. Estrategias y técnicas de muestreo (probabilístico o no probabilístico). Validez estadística y precisión de la muestra (confianza, margen de error, etc.).
  • Instrumentos: Explicación de los instrumentos utilizados para la recolección de datos, las variables, dimensiones, indicadores, su diseño, construcción, validez y fiabilidad; así como la justificación de la idoneidad del mismo para el alcance de los objetivos fijados. También debe declararse en este punto cómo fue realizado el procedimiento de recogida de datos.
  • Sistema de tratamiento de datos: Elaboración de la base de datos, softwares utilizados para la recolección de datos (p.e. Survey Monkey, Google Forms…), sistemas utilizados para el tratamiento de los datos (p.e. SPSS, R, AtlasTi, MaxQDA…). Muchas veces se pide a los autores que pongan a disposición de los lectores y/o revisores la base de datos (e incluso códigos) en abierto en algún repositorio como StackOverFlow u OpenICPSR.
  • Aspectos éticos: Algunas publicaciones exigen que los investigadores declaren en este apartado el cumplimiento de normas éticas de la investigación (por ejemplo: comité de ética, consentimiento informado, tratamiento de la información, entre otros detalles que permitan identificar el cuidado con el que se ha tratado a la muestra).

Como la sección “materiales y métodos” es la intermediaria explicativa y justificativa de los procesos que ocurren entre el planteamiento de los objetivos y los resultados obtenidos, bajo ninguna circunstancia podrán exponerse resultados que no se evidenciaron a través de las técnicas declaradas. En este sentido, los lectores y revisores agradecen mucho que los resultados estén expuestos en el orden en el que se explicaron los objetivos y los métodos, de manera de poder seguir una secuencia ordenada.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La estructura y proceso de una buena revisión

Una de las principales claves de éxito en una revista científica es el proceso de revisión. Por ello, el Consejo de revisores juega un papel fundamental en la calidad de la publicación. De ahí que se requiera de ellos un nivel de cualificación en la materia y una experiencia en el proceso de validación del trabajo que se envía en el manuscrito.  Pese a que tiene detractores, el sistema de evaluación por pares o (peer review) es una buena manera de autenticar y evaluar la investigación. search-1355847_960_720No solo se ayuda a los editores a tomar decisiones sobre los artículos que llegan a la revista para su publicación, también se contribuye a la mejora del manuscrito con las sugerencias, comentarios y argumentaciones que se plantean por parte de los revisores. En este sentido, cada revisor se compromete a realizar una validación/evaluación crítica, honesta, rigurosa, constructiva y sin sesgos o percepciones subjetivas. Dicha revisión implica una lectura en profundidad y una estimación de la calidad y solvencia científica, así como del estilo del escrito en función de las convenciones del ámbito de la investigación que se aborda.  

El proceso de revisión puede plantearse desde diversas opciones, destacando:

  1. Revisión por par simple ciego, de manera que se ocultan los nombres de los revisores, pero estos si conocen el nombre del autor. Este anonimato permite hacer una valoración imparcial y también puede facilitar el ser más crítico o exigente.
  2. Revisión por pares doble ciego, en la que tanto los revisores como el autor son anónimos. En este modelo se presupone mayor objetividad. Al no conocerse al autor es más difícil el sesgo. Cabe la posibilidad de anonimización de los manuscritos en la primera fase, también para el Editor, en el modelo de triple ciego
  3. Revisión abierta, que implica distintos modelos, con la finalidad de lograr una mayor transparencia durante y después del proceso de valoración. El revisor y el autor son conocidos por el otro durante el proceso de revisión por pares, bien porque se publican los nombres de los revisores en la página del artículo, o los informes de revisión por pares junto al artículo.stamp-2114884_960_720En cualquier caso, es fundamental que el proceso sea lo más ético y transparente.

    La estructura de dicho cometido varía según la revista, pero generalmente el Editor o equipo hace una primera estimación en función de aspectos de focus de la revista y cuestiones formales. Si se cumplen los requisitos se envía a los revisores, que en un plazo de entre dos semanas y un mes deben emitir su informe. Es importante, en este sentido, la puntualidad en la revisión. Si un revisor no es competente en la temática o considera que no puede terminar la evaluación en el tiempo programado debe rechazar la invitación de los editores. El respeto de los plazos es un indicativo de la consideración hacia el autor y su trabajo.

    La revisión es confidencial y ha de ser objetiva. No se considera adecuado emitir juicios personales sobre los autores. La revisión debe hacerse con rigor y argumentos académicos y científicos.  Así lo que procede es hacer una valoración en cuanto a: título y resumen (claridad y estructura), la relevancia de la temática, la originalidad del trabajo, la revisión de la literatura, la estructura y organización artículo, la capacidad argumental, la redacción, el rigor metodológico., los instrumentos de investigación, los resultados de investigación, avances, discusión, conclusiones, citaciones (variedad y riqueza) y referencias.

     

    revisiónLos revisores están obligados a dar razones y argumentos suficientes para sus valoraciones mediante un informe crítico completo, especialmente si se aconseja el rechazo o se requieren cambios. Deben conocer las normativas de la revista y el compromiso que suscriben como revisores. También han de advertir a los editores si considera que el trabajo no es original o se ha publicado o está bajo revisión para otra publicación, o se detectan similitudes o solapamientos con otros trabajos publicados.

    Un aspecto muy positivo en las recomendaciones es sugerir referencias bibliográficas de obras fundamentales posiblemente olvidadas por el autor. Sin embargo, no deben confundirse estas indicaciones académicas con la recomendación poco ética de la citación de las propias publicaciones sea cual sea el enfoque del manuscrito revisado, en lo que es una mala práctica de revisor.

    Finalmente, la información confidencial o información obtenida durante el proceso de revisión por pares no puede utilizarse para propósitos personales y debe garantizarse que no hay conflictos de interés.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Los procesos de selección académica del manuscrito por una revista científica

Las revistas científicas, con estándares internacionales y prestigio editorial, son muy rigurosas y transparentes con sus procesos de selección de manuscritos, acusando recepción de los trabajos enviados por los autores e informando por mail y/o en su plataforma de gestión de todo el proceso de estimación/desestimación, y de aceptación/rechazo, y en caso de aceptación, del proceso de edición.

selection-06En las webs oficiales ofrecen las normas completas de la publicación, así como instrumentos complementarios como el chequeo previo al envío del manuscrito, los documentos de envío (en su caso, carta de presentación y portada rellenable), la guía para la gestión del flujo en el OJS (plataforma), e incluso publicitan los protocolos de evaluación para revisores externos, a fin de que los autores conozcan perfectamente qué se va a evaluar.

Una vez remitido el trabajo, las revistas de calidad tienen publicitados los tiempos de todo el proceso, comprometiéndose de forma explícita a su cumplimiento. Por ejemplo, en ‘Comunicar’, en un período máximo de 30 días, se recibe notificación de la estimación o desestimación del trabajo. En caso de que el manuscrito presente deficiencias formales, o no se incluya en el focus temático de la publicación, el Consejo Editor desestima formal o temáticamente el trabajo, en muchos casos, sin opción de vuelta. Por el contrario, si presenta carencias formales superficiales, se devolverá al autor para su corrección antes del inicio del proceso de evaluación. En esta fase previa, es muy importante que se autochequee el manuscrito antes de su envío.

selection-03En las revistas de alto nivel de reputación, siempre los manuscritos se evalúan de forma muy rigurosa, porque la revisión científica es el eje medular de la calidad (se valora la investigación, no el investigador). En ‘Comunicar’ este proceso puede ser sometido a 10-15 expertos de media, de forma anónima. Sus informes externos son clave para la aceptación/rechazo del trabajo, así como si procede someterlo a modificaciones, en cuanto a extensión, estructura o estilo, respetando el contenido del original.

El protocolo utilizado por los revisores de la revista debe ser siempre público para todos, especialmente para los autores. El plazo de evaluación científica de los trabajos debe estar también publicado, y nunca debe ser un tiempo máximo superior a la periodicidad de la revista. Por ejemplo, en ‘Comunicar’ el tiempo medio de revisión científica es de 50 días y de aceptación final de 50 días (esto es, un total de 100 días).

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario